Armarios GaroéHistorias

Carmen María Cabrera Peraza

"Valoro mucho que esta empresa se involucre con la inserción laboral de la juventud, De esta forma, los jóvenes canarios no tenemos que irnos a buscar trabajo a otro lado"
VER SU HISTORIA

José Antonio Robaina Quevedo

"Ya son quince años trabajando aquí, siempre aprendiendo. Es motivador, nunca estás estancado. Ilusiona ver cómo va todo"
VER SU HISTORIA

Carmen María Cabrera Peraza

Tengo 22 años, estudié ingeniería en diseño industrial en la ULPGC y terminé el año pasado. Hice un Erasmus y, al regresar, empecé a buscar trabajo. Gracias al programa Inserta, que promueve la inserción laboral de jóvenes recién titulados, hace muy poquito entré a trabajar aquí en Armarios Garoé.

Es muy importante que las empresas canarias  abran sus puertas a los jóvenes profesionales canarios. Somos muchos, nos esforzamos por formarnos, y la opción de irnos fuera es la que más nos ronda en la cabeza, todos dicen que aquí no hay trabajo, y menos para la ingeniería.

Así es como mucha gente piensa que lo de fuera es mejor, en general y en los trabajos, se piensa que en la península están más avanzados, pero yo creo que no es así. En Canarias podemos demostrar que por el hecho de ser islas no tenemos por qué ser menos.

Me siento muy a gusto trabajando aquí, es un desafío importante el que tengo por delante y agradezco mucho la oportunidad que Armarios Garoé me está brindando.

Valoro mucho que esta empresa se involucre con la inserción laboral de la juventud, De esta manera,  los jóvenes canarios, no tenemos que irnos a buscar trabajo a otro lado.

José Antonio Robaina Quevedo

Empecé a trabajar en Armarios Garoé cuando tenía 20 años. Poco a poco fui adquiriendo más responsabilidad en la empresa hasta llegar a mi actual puesto de jefe de producción. Siempre se ha contado conmigo para la toma de decisiones, tanto en innovación, como en lo que respecta a la maquinaria, a las mejoras de producción, en calidad, en costes, etc.

La innovación es permanente. La materia prima va cambiando, los herrajes también. Nos llegan nuevos materiales, formatos, colores. Las tendencias del mercado van evolucionando y nosotros vamos creando nuevos diseños que se adapten a la demanda. Buscamos rapidez, servicio y oferta. Siempre renovamos nuestros productos. Garoé está en esa línea de trabajo.

Ya son quince años trabajando aquí, siempre aprendiendo. Es motivador, nunca estás estancado. Ilusiona ver cómo va todo. Considero que mi trabajo finaliza cuando el mueble está montado e instalado en la casa del cliente.

He desarrollado mi profesión en esta empresa y estoy muy contento de pertenecer a ella porque se trabaja con precisión, con materiales de calidad. El valor que tiene el proveedor para nosotros es muy importante, como así también la producción, la atención al cliente y la instalación. Es una cadena en la que cada uno lleva de manera implícita el valor del trabajo de todos.

Momentos enArmarios Garoé