CelgánHistorias

Francisco Martín Mesa

"Como dice el lema: “Alimento bueno y natural, Celgán”
VER SU HISTORIA

Jesús González Álvarez

"Todos sacamos diariamente esto para adelante, si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará?"
VER SU HISTORIA

Francisco Martín Mesa

Ya son 26 años en CELGÁN. Empecé en Tío Pino, en la quesería. Pasé luego al sector de reconstitución de la leche que es la zona donde la preparamos para hacer los yogures, las natillas y otros productos. Posteriormente volví a la quesería.

Yo vivía cerca de la fábrica y de pequeño con otros chiquillos íbamos a buscar yogures a la empresa. Don Zenón Mascareño, el fundador de Celgán, siempre quería a gente del barrio trabajando en su empresa. A mí me conocía de toda la vida, del barrio, él era una persona muy, muy buena. Incluso cuando se pedían cosas para la asociación de vecinos de la zona,  la empresa aportaba siempre algo. Una vez hicimos un equipo de fútbol sala y Celgán nos compró la ropa deportiva. Eso es algo que no se ha perdido porque la empresa continúa colaborando con la sociedad.

Hoy día tenemos una amplia oferta de productos. Antes solo había yogures, natillas, quesos…  Desde que hemos incorporado maquinaria moderna hemos empezado a lanzar nuevos productos y formatos al mercado. Con máquinas se avanza más rápidamente. Esta ha sido un gran cambio, muy bueno.

Desde hace unos años tengo una lesión. Antes no teníamos en cuenta las consecuencias negativas de malos hábitos y comportamientos a la hora de coger peso. Recuerdo que yo de pequeño trabajaba en la tierra, en las huertas, con una azada y sacando papas. Me he machacado mucho y el cuerpo me dijo basta. Sin embargo, yo no puedo estar sin trabajar, así que, como ya estoy bien, pero tengo que cuidarme, la empresa me ha asignado el puesto de portería.

En mi familia siempre compramos la marca Celgán, como no podía ser de otra manera, porque es parte de nuestra vida. Como dice el lema: “Alimento bueno y natural, Celgán”

Aquí nos lo pasábamos muy bien en aquellas épocas, hacíamos bromas, raro era el que no salía con un cubo de agua encima… éramos pocos y el ambiente era muy familiar. Ahora no hacemos esas cosas, pero igualmente nos lo pasamos muy bien, trabajamos con alegría y compañerismo. Siempre cumplo con mi trabajo, pero también estoy de “vacilón y cantando”, porque hay que fomentar la alegría y la buena armonía, que problemas ya tenemos todos.

Jesús González Álvarez

Son varias las cosas que he hecho aquí en Celgán. Se podría decir que he hecho de todo. He estado como repartidor, también en el almacén y ahora trabajo en la sección de materias primas. Llevo catorce años y soy de los que menos tiempo lleva trabajando aquí, a excepción de los recién empleados.

Yo siempre he reconocido a Celgán como una empresa pionera en Canarias, a la que he admirado mucho y en la que siempre tuve interés por entrar a trabajar. Es una empresa estable, tienes tu sueldo, tu horario y el ambiente es cordial y familiar. Todos nos llevamos muy bien.

Desde el año ochenta estoy trabajando en la calle con trabajos eventuales.  Conozco mucho el sector. Cuando se me presentó la oportunidad de trabajar aquí, no lo dudé. Yo tengo carné de camión. Creo que podría conseguir otro trabajo, pero prefiero estar aquí, por la seguridad, la seriedad y todo lo que esta empresa significa.

Cuando empecé tenía que levantarme a las cuatro de la mañana para cumplir con mi turno que empezaba a las cinco, porque en el  tema de reparto hay que estar en el cliente a las seis de la mañana.

Ahora estoy en la sección de materias primas. Recibimos todo lo que nos traen los proveedores, controlamos el almacén –materias primas, ingredientes y embalajes- y suministramos a fábrica de lo que precisan para la producción.

En Celgán somos una familia. Es algo que se siente y se transmite desde que entras en la fábrica. Todos sacamos diariamente esto para adelante, si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará?

Los productos que no se pueden entregar al mercado porque tienen algún fallo en el etiquetado o algún defecto de forma, jamás de contenido, son inmediatamente destinados a una ONG. Asimismo, se patrocinan actividades deportivas, sociales y benéficas. Esto es algo que a todos los empleados nos hace sentir muy orgullosos.

Esta empresa me ha dado estabilidad, con todo lo que eso significa también en la vida personal. De todos, como consumidores, depende que sigamos adelante porque si compran nuestros productos, que son de excelente calidad, sanos y frescos, esta fábrica seguirá en pie por muchos años más.

Momentos enCelgán