Graneros de TenerifeHistorias

Víctor Navarro Ojeda

"Nuestra meta es innovar para mejorar la calidad de nuestros productos."
VER SU HISTORIA

Marco Antonio Pachas de la Colina

"Una persona formada no solo responde, sino que es capaz de aportar ideas."
VER SU HISTORIA

Víctor Navarro Ojeda

Empecé a trabajar en el Departamento de Nutrición Animal, en la Facultad de Veterinaria de la ULPGC, donde estudié la carrera de veterinaria. Capisa se puso en contacto con la facultad buscando un becario para un nuevo proyecto que consistía en la puesta en marcha en un nuevo aparato llamado NIRS, un acrónimo de  Sistema de Reflectancia por el Infrarrojo Cercano. A partir de ese momento empecé a trabajar aquí. El NIRS  es una herramienta muy valiosa porque ataca a las moléculas de los diferentes compuestos orgánicos y emite una foto, que se correlaciona con un informe analítico del laboratorio de referencia y así puedes generar una calibración, una ecuación propia. A partir de ahí, se pueden analizar los piensos sin enviar muestras al laboratorio, sin utilizar químicos. De esta forma,  obtenemos rápidamente los resultados, sin alterar nada.

De las materias primas y de los piensos elaborados analizamos la composición nutricional: proteínas, grasas, fibras, etc. También pertenezco al departamento de formulación, que es donde generamos las fórmulas que luego van a ir a fabricación. Con el NIRS también analizamos la leche. En un minuto le podemos dar los resultados al ganadero y en base a eso modificar la alimentación de los animales en las granjas, con su consiguiente repercusión en productividad. Es un servicio que prestamos a nuestros clientes, con el fin de mejorar el rendimiento.

Aportamos mucho a la cadena de valor.  Ofrecemos a los ganaderos una herramienta de análisis que mejora el rendimiento y la salud de sus animales. Y en base a ese resultado, ellos pueden optar por un alimento más adecuado para ese momento.

Las posibilidades del NIRS son infinitas. Actualmente estamos desarrollando nuevas ecuaciones para ofrecer más servicios al sector. Tenemos nuestras propias ecuaciones, pero también colaboramos con empresas de Madrid. Podemos afirmar que estamos a la vanguardia en la tecnología de análisis en el área de nutrición animal. Es una herramienta que utilizamos desde hace 12 años, y no solo para nuestros servicios, sino que también colaboramos con I+D+I con el Instituto Canario de Investigación Agraria.

Nuestra meta es innovar para mejorar la calidad de nuestros productos, que están íntimamente ligados al sector productivo primario de nuestro Archipiélago, y que, posteriormente, llegarán a la mesa de todos los canarios.

Marco Antonio Pachas de la Colina

El amor por una canario-venezolana y los primeros gobiernos de Hugo Chávez me llevaron a abandonar el trabajo que desarrollaba en una empresa de este mismo sector, allá en Venezuela, donde vivía, aunque soy peruano. Con el título de médico veterinario al llegar a Canarias en el 2001 empecé a mover mi currículum y conseguí trabajo una cadena de alimentación de ámbito nacional, donde estaba a punto de hacerme cargo de una tienda. En el año 2004 me llamaron para formar parte de Graneros de Tenerife.

Mi posición de director de fábrica me hace responsable de todo el proceso productivo, desde la entrada de la materia prima hasta que sale el producto terminado, controlando a la vez el mantenimiento de la propia fábrica.

Graneros de Tenerife funciona desde 1972, por tanto tengo que decir que yo me incorporé a una estructura muy profesional y altamente preparada. La formación de la plantilla es fundamental. Una persona formada no solo responde, sino que es capaz de aportar ideas. Cada vez son más los trabajadores que se dirigen a mí para darme su opinión sobre cómo poder mejorar la empresa.

Como extranjero que venía de haber trabajado en otros países y con otros sistemas, he podido beneficiarme de esa voluntad de los propietarios de la empresa de ‘contar’ con la opinión de los trabajadores. Yo he tenido muchas reuniones en las que  he comentado cómo se trabaja con la tecnología y la mentalidad americana que en algunas cosas es muy diferente a la europea. Una de las cosas en las que hemos cambiado nuestra forma de pensar es la de no aceptar nada que no cumpla con lo que hemos solicitado a nuestros proveedores que fuera del ámbito de nuestras islas. Antes teníamos la debilidad de no rechazar ningún pedido por el mero hecho de ser considerados con las distancias y los costes del transporte. Nos hacíamos cargo de recoger productos que no estaban alineados con nuestros pedidos. Ahora, con este cambio de mentalidad, si recibimos algo que no cumple las especificaciones solicitadas se abre un acta de rechazo y se devuelve, y el viaje de vuelta lo paga el proveedor en origen.

Con esta filosofía de trabajo, el consumidor final se da cuenta de que les servimos siempre con la misma calidad, eso se agradece y nos ayuda a fidelizar a nuestros clientes.

Para mí es muy importante el valor de la palabra y aquí en Graneros conservamos ese valor. Si nosotros, si nuestros veterinarios hablan con los clientes y les dicen que un determinado pienso va a ir con unas especificaciones determinadas y le va a dar unos resultados, estamos dando nuestra palabra y debemos de cumplir. Por ese motivo, si la materia prima que nos sirven no es la que nosotros pedimos, al final ese compromiso de resultados que ofrecemos no se va a poder cumplir, y es nuestra palabra la que pierde valor.

El valor de la palabra es importante y hay que rescatarlo.

Esta forma de trabajar ha llevado a Graneros de Tenerife a estar liderando el mercado porque nuestros clientes saben con quién trabajan y los resultados se ven en el campo, los animales son los que demuestran si realmente hemos hecho bien las cosas o no.

Fabricamos piensos para todo tipo de animales domésticos, para el que cría gallinas y quiere poner un determinado número de huevos en el mercado. Para el que cría cerdos y quiere un determinado ratio de alimento o menos mortalidad o simplemente para garantizar la máxima calidad de la leche  de las vacas que se alimentan con nuestros productos. Nuestro equipo técnico cuando se acerca a cada uno de estos productores le recomienda  el tipo de pienso  que necesita para conseguir el objetivo que se ha propuesto con su ganado.

Graneros Tenerife surte al 70% de los animales que existen en la provincia, con un movimiento mensual de 6.000 toneladas de pienso, trabajando con maíz, soja, cebada, trigo, pulpa de remolacha, girasol y alfalfa que procede, principalmente, de la península. Cuando hay que comprar grandes cantidades de trigo, maíz o cebada, pueden proceder también del resto de la Comunidad Europea. Próximamente vamos a incrementar nuestra producción porque la empresa abordará un proceso de ampliación de su estructura productiva con el reto de hacerlo sin parar los procesos productivos.

El reto es grande pero es un paso que va en consonancia con nuestra vocación de innovación y vanguardia tecnológica. Tenemos la mejor maquinaria, pero también sabemos que si no tuviéramos al mejor personal, el más preparado e involucrado en el proceso, no estaríamos trabajando en nuestra línea. Con esta forma de trabajar han  surgido muy buenas ideas. Un trabajador que, desafortunadamente, ya falleció, fue el que aplicó su experiencia y nos dio la mejor solución para la limpieza interior de un silo, un proceso que estábamos analizando con los ingenieros, pero que sólo necesitaba del sentido común y la experiencia de una persona que, en aquel momento, era de los trabajadores más antiguos de la compañía. Nunca lo habríamos resuelto si no le hubiéramos escuchado.

Momentos enGraneros de Tenerife