LanzaloeHistorias

David Valle Fernández

"Hay que agradecer poder producir de una manera sostenible productos de alta calidad como los que hacemos aquí"
VER SU HISTORIA

Joseba Ochoa-Aizpurua

"Vamos avanzando, veo positivo nuestro futuro"
VER SU HISTORIA

David Valle Fernández

Soy químico y tengo la responsabilidad de la organización de todo lo que hace en producción, en fabricación, y también sobre el trabajo que realizamos de investigación e innovación.

Nuestra materia prima fundamental es el aloe. Contamos con una finca propia que dispone de certificación ecológica.  Tenemos plantas de aloe de excelente calidad.  El clima es determinante para el aloe  y, en ese sentido, las condiciones de Lanzarote son las mejores. Y cuando califico al aloe como excelente no es una frase hecha. Por exigencias de nuestros procedimientos, previamente  enviamos muestras a analizar a laboratorios alemanes de referencia. Desde allí nos han confirmado que tenemos una cantidad muy alta de polisacáridos, que es la propiedad más importante del aloe. Por tanto, cuando decimos que son excelentes, no es gratuito. Podemos afirmar que están entre los mejores del mundo. Además, me he dedicado a constatarlo en estudios comparativos y he podido confirmarlo. No es menos cierto que hay otros de muy buena calidad, pero los nuestros son mejores.

El aloe es una planta muy generosa, ofrece oportunidades para hacer distintos productos. Nosotros trabajamos dos líneas de producto: cosmética y alimentación.

Para lanzar nuevos productos,  trabajamos conjuntamente con la dirección y en el laboratorio a micro-escala. Vamos haciendo pruebas, testamos los productos, y cuando los tenemos definidos los sometemos a las pruebas  de irritabilidad – estabilidad (para ver cómo actúan los conservantes) y el de vida útil, que es el que indica la caducidad del producto. Estos exámenes se hacen en laboratorios especializados. No sacamos nada al mercado hasta que está totalmente testado y aprobado.

En Lanzarote, la materia prima y el clima son perfectos. Hay que agradecer el hecho de que podamos producir de una manera sostenible los productos de alta calidad que tenemos hoy día en el mercado.

Joseba Ochoa-Aizpurua

Tenemos mucha suerte de estar en Lanzarote, de ser capaces de tener una finca y de no dañar el medio ambiente. Por otra parte, nuestra filosofía es muy clara: siempre que la calidad y el precio lo permitan, priorizamos en proveedores locales.  Incluso, a veces estamos dispuestos a pagar un sobrecoste. Si no es posible, buscamos en toda Canarias y, cuando no nos queda otra opción, miramos en Península.

Afortunadamente en Lanzarote tenemos cada vez más opciones. Es cierto que se presentan limitaciones como, por ejemplo, ciertos envases específicos para cosmética, que es una línea muy exigente. Tenemos que luchar por la calidad y en determinadas gamas, el packaging es fundamental.

Nuestro primer destino de exportación es el mercado peninsular. En el resto de Europa podemos destacar Francia, Alemania, Reino Unido e Italia. También estamos observando un crecimiento del interés hacia el aloe en  Polonia, Estonia, Irán, Estados Unidos y países asiáticos. Podemos afirmar que nos hemos encontramos con un buen nivel de demanda mundial.

Dentro de los productos naturales, muchos acaban siendo modas pasajeras o efímeras. En cambio, el aloe mantiene una trayectoria ascendente. Llevamos alrededor de quince años trabajando con el aloe. Hasta el momento creo que estamos ante un producto que todavía no ha encontrado su techo.

El que más demanda tiene es el gel puro de aloe (cuenta con un nivel de pureza del 99%). Ofrecemos otros productos con argán y  también una línea  de productos que incorpora mosto de uva (denominada vinoterapia) pero no lleva alcohol.

Cuando empecé a trabajar en Lanzaloe, en el 2011, tenía el conocimiento básico, lo que cualquiera conoce sobre la planta y sus aplicaciones, no obstante, todos los días estamos avanzando.

Aquí, todos los días aprendo algo nuevo sobre el aloe.  Año tras año vamos intentando asentar lo que hacemos bien, corregir todo aquello que no hacemos bien, y abrir nuevos caminos de producción y nuevos mercados. El ‘boca a boca’ nos ayuda mucho. También nos favorece mucho el formar parte de asociaciones que promueven el sector y se ocupan de hacer visible nuestros productos, tales como ASINCA, haciéndonos llegar a la prensa y a las instituciones para hacer ver las necesidades del sector.

Vamos avanzando, veo positivo nuestro futuro.

Momentos enLanzaloe