Litografía RomeroHistorias

Martín Pérez

"Pequeñas cosas hacen que los trabajadores estén cómodos en sus puesto de trabajo"
VER SU HISTORIA

Víctor Antonio Cabrera Cabrera

"Somos punteros, tenemos la capacitación necesaria y estamos siempre a la vanguardia de la industria."
VER SU HISTORIA

Martín Pérez

Mi responsabilidad es la de controlar el movimiento de las 3.500 toneladas de materia prima que cada año se mueve en esta empresa. Es una materia prima que tiene que procesarse y luego distribuirse a los diferentes clientes. El control de todo ese material es parte de mi labor.

Entré a trabajar aquí en el 2001, coincidiendo con el ataque a las Torres Gemelas. Siempre me acuerdo por esa coincidencia, aunque mi actividad laboral siempre había estado vinculada al transporte y a la logística. Me siento un privilegiado porque contamos con unas infraestructuras estupendas, unas instalaciones grandísimas. Además, contamos con la maquinaria adecuada para poder desarrollar nuestro trabajo en las mejores condiciones.

Tenemos otros tipos de ventajas a la hora de venir a trabajar como es el caso de un aparcamiento privado. Esto puede parecer una cosa mínima pero es una suerte estando en un polígono industrial donde el aparcamiento es escaso.  Mucha gente que no tiene esta ventaja tienen que salir de su casa media hora antes para poder dejar el coche cerca de su empresa. Tenemos buenos vestuarios, duchas y taquillas. Son pequeñas cosas que hacen que los trabajadores estén cómodos en su puesto de trabajo. Una serie de ventajas que, indudablemente, ayudan a mejorar el rendimiento laboral.

Si tuviera que pedir a la gente que consumiera productos canarios, les diría que soy un trabajador de una empresa canaria. Además, también soy un consumidor que va al supermercado con un presupuesto ajustado y  siempre voy  a mirar el precio. Si no consumimos lo que nosotros producimos, al final las empresas de las islas van a correr el peligro de cerrar. Por tanto, tenemos que intentar consumir los productos canarios que, a similitud de precios con otros, suponen una garantía para el mantenimiento de puestos de trabajo para los canarios.

A lo largo de estos 16 años trabajando en Litografía Romero son muchas las anécdotas, pero si tengo que recordar algo destacaría los efectos del Delta, la gran tormenta que se produjo en el 2005 y que se cebó con esta parte de Tenerife donde se sitúan las instalaciones de Litografía Romero. Nos quedamos sin techo, con millones de euros en pérdidas, tanto en materia prima aún sin procesar como en trabajos terminados que estaban a punto de ser entregados a los clientes.

Yo recuerdo, como muchos, que a pesar de que las carreteras estaban cortadas en diversos tramos, vinimos a la empresa incluso antes de que nos llamara nadie. Estuvimos aquí 19 horas achicando agua y limpiando.

En ese momento, y aunque llevaba poco en la empresa, fui consciente de que éramos una gran familia que sabía lo que nos estábamos jugando era nuestro trabajo. Nos arremangamos todos, desde los ejecutivos hasta los empleados.

La situación no fue fácil, incluso el turno de tarde del día anterior se había quedado encerrado en los vestuarios junto con una patrulla de la Guardia Civil, porque era imposible salir. La Delegación del Gobierno recomendó no salir de las casas y no desplazarse por la isla, pero yo vine, y no fui el único. Pudo más nuestra preocupación por la situación de la empresa, que, en definitica, era la preocupación por los puestos de trabajo.

Víctor Antonio Cabrera Cabrera

Las artes gráficas han cambiado muchísimo, y esta empresa ha hecho grandes inversiones en máquinas y formación de sus trabajadores con el fin de ofrecer a nuestros clientes un mejor producto.

Todos los días se aprende algo. No es una profesión estática. La base de los cuatro colores, cyan, magenta, amarillo y negro, no ha cambiado, pero ahora se usan más los colores especiales Pantone, para lo que hay un departamento de tinta que prepara esos colores. Mi trabajo diario consiste en recibir la planificación y poner en marcha el trabajo en la máquina offset. Tenemos una nueva máquina desde hace casi un año.  Tiene cinco colores y dos torres de barniz y una se puede usar con barniz UVI. Es la última generación en este tipo de máquinas.

El trabajo es el mismo de siempre, de la misma forma, hay que poner planchas, tintas y controlar la máquina, su funcionamiento y el resultado final.  Ahora tenemos máquinas más modernas y el esfuerzo de trabajo físico es menor. Aunque al igual que antes y que siempre, la profesionalidad del maquinista es muy importante.

Son ya 43 años en Litografía Romero. Entré con 14, es toda una vida, aprendiendo y especializándome. Mi familia conocía a los Romero. Yo vine para empezar a adquirir conocimientos de las artes gráficas porque pensábamos marcharnos a Alemania, al centro gráfico de la empresa Roland, que es un referente en el sector. Las cosas de la vida me hicieron cambiar de idea y finalmente me quedé aquí.

Fuera de aquí, por la calle, siempre miro las revistas. Indudablemente detecto los fallos más rápidamente que el resto de la gente. A la hora de comprar un libro puedo elegir el que mejor terminación tiene. No entiendo cómo hay empresas que mandan a hacer sus trabajos fuera de Canarias habiendo imprentas como la nuestra aquí. Somos punteros, tenemos la capacitación necesaria y estamos siempre a la vanguardia de la industria. Pero es cierto que la competencia es tremenda.

Nunca he pensado en la posibilidad de trabajar en otra empresa, ni en otro sector, y menos ahora que me quedan cinco años para jubilarme.

Momentos enLitografía Romero