Quesos ValsequilloHistorias

Juan Lloret

"Los galardones que se alcanzan en ferias y muestras a nivel internacional se contribuye a generar la imagen de las Islas Canarias como destino de calidad"
VER SU HISTORIA

Franciso Martell

"Es un orgullo para nosotros estar presente en las mesas de todos los canarios, con un producto fresco, natural y típico de nuestra tierra"
VER SU HISTORIA

Juan Lloret

Es muy importante destacar que el reconocimiento del queso canario es altísimo, se conoce no solo por los premios recibidos sino también por difusión que un importante número de turistas hacen de él debido a la inmersión en la cultura gastronómica canaria que ellos realizan a través de los quesos. Sabemos de aquellos procedentes del centro y norte de Europa que los disfrutan aquí y se llevan sus quesos al regresar de las vacaciones en Canarias.

Con los galardones que se alcanzan en ferias y muestras a nivel internacional se contribuye a generar la imagen de las Islas Canarias como destino de calidad.

Tenemos una certificación en seguridad alimentaria que supone una demostración de la voluntad de innovación y apuesta por la calidad que tiene la empresa; dicha certificación es, a día de hoy, una de las más reconocidas a nivel europeo y garantiza la trazabilidad del producto desde el primer momento y que todo el proceso productivo se hace en condiciones óptimas para la seguridad alimentaria.

Realizamos auditorías internas periódicas y una auditoria externa anual a cargo de especialistas cualificados al más alto nivel, que analizan y evalúan todo el proceso. El control se realiza no sólo sobre nuestra materia prima principal, la leche, sino todos los elementos que están en contacto con dicho producto desde el pimentón hasta el plástico. Somos los primeros en elegir y controlar en detalle la materia que nos suministran nuestros proveedores, a quienes les pedimos sus propias certificaciones y les auditamos para garantizar que los elementos de ellos que nosotros utilizamos son aptos e idóneos para el envasado del nuestro. También envasamos leche fresca, que es uno de los productos tradicionales de consumo.

El mercado de Quesos Flor Valsequillo es fundamentalmente local debido principalmente a que utiliza exclusivamente materia prima proveniente del entorno, la leche, que para que nuestros quesos mantengan su calidad, requiere que sea fresca, y nosotros la recogemos diariamente de los establecimientos ganaderos para utilizarla en la producción. Atender a un mercado mayor requeriría otros recursos, pero esto no es obstáculo para incursionar, como lo estamos haciendo, y mantener la presencia de nuestros productos en cadenas nacionales de productos alimentarios fuera de nuestras Islas.

No podemos olvidar el valor añadido que tiene el empleo indirecto que se desarrolla a través de este tipo de industrias, como el uso de gofio para uno de los tipos de productos que elaboramos. Tenemos delegaciones en todas las islas, contribuyendo así a que la presencia regional de Quesos Flor Valsequillo se fortalezca.

 

 

 

 

 

Franciso Martell

Desde hace un poco más de tres décadas, Quesos Flor Valsequillo ofrece sus productos a los canarios. Es un orgullo para nosotros estar presente en las mesas de todos los canarios, con un producto fresco, natural y típico de nuestra tierra. En cada queso está presente cada trabajador, cada historia y cada rincón de Gran Canaria de donde traemos la materia prima.

Cogemos leche a 420 productores de toda la isla, con un promedio de recogida de 100.000 litros al día, para luego producir tanto queso fresco como semiduro y curado. A su vez, envasamos leche fresca y elaboramos dulce de leche.La Aldea, Arucas, Tejeda, Teror… son algunos de los municipios a donde llega diariamente una cisterna de Quesos Flor Valsequillo para recoger la leche en los establecimientos ganaderos que nos proveen, a quienes, por cierto, apoyamos con todos nuestros recursos.

Ese apoyo consiste en asesoramiento, formación y tecnología, con el fin de agregar valor a su producción. Nuestra veterinaria está dedicada exclusivamente al campo, realiza visitas, imparte sesiones formativas e informativas a los ganaderos orientadas a darles las claves para mejorar tanto la rentabilidad como la calidad. A estos productores también les instalamos los tanques de frío, algo que requiere una inversión importante y de la que se benefician ellos, pero nosotros también.

En esta dinámica de apoyo mutuo, todos mejoramos la calidad del producto y de nuestro trabajo, que es de lo que se trata, para ofrecer lo mejor al consumidor. No solo somos esta empresa, de alguna manera, los ganaderos y nosotros somos algo más, generamos un espacio, un valor, una interacción que llena de sentido a nuestros productos

En este sector el trabajo es diario; la vaca, la cabra, la oveja, no entienden de festivos, ni de vacaciones, ni de las situaciones climáticas adversas. Es una actividad en la que el hombre debe acompañar el ritmo de la naturaleza, respetarlo, y así lograr lo que nos ofrece. Nosotros podemos adaptar los elementos para un mejor rendimiento y para un consumo seguro y saludable, pero el ritmo lo marca la naturaleza, y a ella le debemos mucho.

Comprando productos canarios estamos generando valor añadido y colaborando con el sector primario al 100%. Favorecemos al desarrollo económico de las Islas a través del mantenimiento del empleo en un sector sensible, además de ser un refuerzo de la identidad y un mantenimiento de la tradición, pero, a su vez, impulsamos la modernización del entramado industrial.

 

En definitiva, ayudamos a que el sector primario evolucione y se fortalezca, algo que es fundamental para nuestro presente y, especialmente, para el futuro. Siempre decimos que el motor económico de Canarias es el turismo, pero si por cualquier motivo falla y hemos abandonado el sector primario, ¿qué nos queda? No podemos dejar de apoyar a nuestra ganadería, agricultura y pesca.

Consumiendo quesos estamos haciendo mucho más de lo que creemos, incluso colaborando con el equilibrio medioambiental. Si los ganaderos logran afianzar sus establecimientos, por pequeños que sean, sus entornos se ven favorecidos porque su acción en el entorno inmediato es muy importante para el ciclo vital de la tierra, y estoy convencido que, entre otras cosas, no tendríamos tantos incendios.

En la cumbre siempre había diez o doce o quince ganados, en invierno en la parte baja y en verano subían a la cumbre. Los animales estaban allí todo el verano, comían la hierba y si se quemaba algo no llegaba a muchos metros más allá. Este es nuestro compromiso, en ello estamos desde 1986 y, con el apoyo de nuestros clientes,

Momentos enQuesos Valsequillo