TirmaHistorias

Alicia Rodríguez López

"Ponemos nuestro corazón en los productos de una marca que nos identifica desde mucho antes de entrar a trabajar aquí"
VER SU HISTORIA

Víctor Pérez Santana

"Trabajar con compañeros que comprenden tu trabajo es fundamental"
VER SU HISTORIA

Alicia Rodríguez López

Soy auxiliar de laboratorio y entré a trabajar en Tirma hace trece años. Al terminar el ciclo formativo nos dieron a elegir entre varias empresas para hacer prácticas y yo opté por Tirma. Afortunadamente, al finalizar mis prácticas me dieron la opción de quedarme a trabajar aquí. Yo tenía veinte años.

Creo que opté por Tirma para hacer mis prácticas porque sus productos están siempre en nuestra memoria, en la de todos los canarios, y por eso te llaman la atención. Tengo entre mis recuerdos de la infancia aquellos bocadillos de chocolate Tirma que mi madre me daba, con ese chocolate que traía una vaquita por fuera.

En trece años las cosas han cambiado mucho, hay nuevos productos y mejor tecnología, pero siempre está presente la huella de las personas que trabajamos aquí. Todos estamos capacitados profesionalmente y recibimos formación de manera de manera continua para ejercer nuestras tareas, pero también ponemos nuestro corazón en los productos de una marca que nos identifica desde mucho antes de entrar a trabajar aquí.

El trabajo del laboratorio consiste en la recepción de las materias primas y materiales, de los que se extraen muestras para su revisión. También revisamos las muestras del producto semielaborado y del producto final. Es decir, realizamos un control del producto en cada etapa de su elaboración.

Además de los análisis y ensayos físico-químicos hacemos también los controles de cata. Por ejemplo, la cata del café cuando entra en fábrica, cuando se tuesta, y una vez tostado se define su bouquet.

Para ello, nos reunimos un grupo de personas que hemos realizado los cursos de cata correspondientes y buscamos un perfil del producto antes de ponerlo en su vía de comercialización.

Víctor Pérez Santana

Trabajo desde hace cuatro años como programador en el departamento de Informática de la empresa Tirma.

Mi tarea consiste en desarrollar software para la página web y para aplicaciones Android propias. Creamos software desde cero para cubrir todas las necesidades que la empresa demande.

La gente conoce a Tirma por sus productos pero se podría decir que detrás de esos productos también existe la labor de un informático, no solo en el funcionamiento de las máquinas, que lo realizan mis compañeros de Sistemas, sino también en la página web y en las herramientas que se utilizan para que cualquier producto de Tirma llegue a manos de la gente.

Un ejemplo de esta labor es el desarrollo de programa específico que hicimos para que nuestros vendedores puedan mejorar la gestión con los clientes: pedir inventario, facturar, enviar la factura a la central, etc. Cada vendedor cuenta con una tableta donde está ese programa, esa aplicación específica de Tirma. Realizar ese programa llevó casi dos años de trabajo duro y estoy muy orgulloso de él.

El nivel tecnológico con el que cuenta Tirma es de primera línea, trabajamos todos directamente en servidores y la tecnología se va actualizando permanentemente. Hay una decidida apuesta de la empresa por estar a la vanguardia tecnológica pero siempre priorizando la necesidad del proceso. Somos de las pocas empresas que factura en Android. En el departamento de Informática somos tres: nuestro jefe y dos programadores.

El ambiente en esta empresa es muy bueno y muy cómodo. Trabajar con compañeros que comprenden tu trabajo es fundamental, el desarrollo de software cuesta, no es fácil, y saber que tus compañeros y tus jefes saben y comprenden tu labor, es reconfortante. Así, pueden comprender si tienes demoras en los plazos de entrega que no habías contemplado, e incluso puedes compartir con ellos las dificultades.

Nací en Tenerife y mi madre es de Gran Canaria, vine a estudiar informática aquí en la ULPGC. Entré en Tirma para realizar mis tres meses de prácticas, de octubre a diciembre, y en enero empecé a trabajar como empleado. Empecé a desarrollar mi vida personal aquí en Gran Canaria, y aquí me quedé.

Momentos enTirma