Bimbo

BimboHistorias

José Miguel Alonso Jiménez

“Bimbo ha acogido a todos los trabajadores y a las estructuras que ya existían"
VER SU HISTORIA

Rubén Santana Caballero

"Donde hay un pan, hay un hogar"
VER SU HISTORIA

José Miguel Alonso Jiménez

José Miguel es el jefe de Germán y lleva en Bimbo 24 años. Empezó como vendedor, haciendo rutas, luego fue gestor, posteriormente trabajó en food service y actualmente, tras la integración con Donuts, es el Jefe de Ventas. En total tiene un equipo de ocho gestores y cada uno de ellos trabaja por zona y tiene a su cargo unas doce o trece personas. Son 106 rutas en Gran Canaria. Afirma que conocía de vista a Germán, aunque Germán no lo recuerda, pero en verdad, todos se tenían bien identificados. Trabajaban con el mismo producto y en el mismo mercado. La competencia estaba servida.

Germán lleva 26 años en la empresa, ha estado de “comodín de vacaciones”, repartidor autónomo, hasta que empezó como gestor. Pertenecía al plantel de trabajadores de Donuts, recientemente adquirida por Bimbo. Le gusta mucho su trabajo “sobre todo durante esta última etapa de cambios porque aprendí a trabajar de otra manera. En una multinacional como Bimbo todo está muy bien estudiado y el cambio ha sido para mejor. La cuestión es adaptarse. Cuesta, como todos los cambios, pero lo llevo muy bien”

La experiencia de la fusión ha sido enriquecedora para ambos. “La unificación ha sido trabajosa porque unir dos empresas que tienen los mismos clientes, con alta distribución en la calle, con servicio diario a la mayoría de los clientes, ha sido complicado, pero gracias a la integración y el apoyo de todo el equipo lo hemos sacado adelante” expresa con orgullo José Miguel.

Todos arrimaron el hombro” subraya Germán, quien manifiesta su agradecimiento a Bimbo por “todo lo que estoy aprendiendo en esta etapa”. A su vez indica que “Los repartidores autónomos tanto de Bimbo como de Donuts han sido un factor clave para la fusión de los equipos de trabajo y también para la percepción de los clientes”

Ambos destacan que ha sido fundamental continuar haciendo lo que se hacía bien por parte de cada empresa desde antes de la fusión, e incorporar esas cosas que se hacían bien a los procesos de una empresa de alto nivel como Bimbo aportó para la nueva dinámica empresarial.

 

 

“Es importante tener esa paciencia que hay que tener frente a un cambio para esperar y ver cómo van las cosas” reflexiona Germán al momento de comentar cómo se ha sentido frente a la fusión, y continúa: “los cambios siempre requieren un esfuerzo de adaptación, todos lo hemos hecho y el resultado ha sido muy satisfactorio”

“Bimbo ha acogido a todos los trabajadores y a las estructuras que ya existían y ha respetado los tiempos para que los procesos de adaptación se vayan dando naturalmente” señala José Miguel, añadiendo que los trabajadores de ambas empresas, tanto Donuts como Bimbo, han debido tener paciencia, y la empresa matriz también.

Por su parte Germán señala que “Hemos sido comprados por una empresa multinacional de primer nivel que nos ha traído sus maneras de trabajar y nosotros las hemos adecuado a nuestra forma canaria de trabajar, y Bimbo nos ha respetado siempre”.

Rubén Santana Caballero

Llevo 23 años en la compañía. Empecé a trabajar el 21 de septiembre de 1993 y la primera tarea que me encomendaron fue la de recoger tornillos, tuercas y arandelas, porque quien nos mandó a hacerlo decía que con cada tornillo, cada tuerca o arandela que recogiésemos ahorrábamos una peseta. Era nuestro jefe de mantenimiento de aquel momento.

Posteriormente pasé a ser ayudante de hornero, a los tres o cuatro meses la empresa tuvo un éxito mayor al esperado por todos, tuvimos que doblar turnos y hacer más horas de producción. Así es como estuve en el puesto de premezcla, luego fui Jefe de Equipo, Jefe de Calidad, y desde octubre de 2012 soy Jefe de Producción.

Inicié mi actividad laboral con el mismo inicio de la empresa; junto con otro compañero con el que estamos aquí desde el principio, somos los empleados más antiguos.

Nadie en mi familia se dedicó al negocio del pan, todo lo que sé lo aprendí en esta fábrica, desde el primer día.

¿Cuál es el secreto que tenemos para que el pan Bimbo sea tan rico y bueno? Ponerle pasión a lo que hacemos, y también hay algo fundamental: las personas, el equipo de trabajo, sin ellos y su calidad humana y profesional, sería imposible hacer el trabajo que hacemos. Es cierto que tenemos un control de procesos exhaustivo, pero si no es por la profesionalidad y el buen hacer de todos y cada uno de las personas de todos los departamentos, no sería posible realizar los productos.

Nuestra profesión tiene una parte muy reconfortante que es hacer realidad el sueño de cualquier panadero: poder panificar una masa y hacerla pan.

Además, la puedes probar, ver que lo que estás haciendo aporta un valor importante a tu puesto de trabajo, a la compañía, y a la sociedad en general; sino que también es muy gratificante es cuando vas a un supermercado y ves que en la inmensa mayoría de los carros de la compra de las familias hay un pan Bimbo.

Creo que el enfoque de la campaña Elaborado en Canarias es maravilloso porque todo lo que producimos aquí, se queda aquí y nutre y enriquece al canario, aporta valor a la cadena de producción. Encima, ser partícipe de ella, y que cuando la gente por ahí ve el osito de Bimbo y se le haga una sonrisa, ya es lo máximo.

Donde hay un pan, hay un hogar.

 

Momentos enBimbo