CEISAHistorias

Cristo Hernández Díaz

Me siento muy orgulloso de trabajar para una empresa que lleva más de 60 años construyendo Canarias
VER SU HISTORIA

Montse Álamo Álvarez

Elaboramos en Canarias y para Canarias, contribuyendo a construir nuestras islas
VER SU HISTORIA

Cristo Hernández Díaz

Llevo 46 años formando parte de esta familia tan especial que es Cementos Especiales de las Islas, desde 1973. Recuerdo que estaba jugando al fútbol cuando mi entrenador, que era empleado de CEISA, me preguntó si estaría interesado en trabajar en la fábrica, y no me lo pensé dos veces, quería aprovechar esa oportunidad y le dije que sí.

Desde aquel momento he pasado por distintas áreas. Empecé en el almacén, y más tarde pasé al taller, que es el departamento responsable del buen funcionamiento de toda la maquinaria. Allí empecé a crecer y formarme hasta convertirme en responsable del taller, puesto que ocupo actualmente.

También he tenido la suerte de trabajar en el departamento de producción, y conocer así todo el proceso y las materias primas en profundidad.

Si algo caracteriza a esta empresa es que, desde sus inicios, en 1957, ha sido una gran escuela para los trabajadores, tanto para los ya titulados, como para aquellos que no tenían una formación específica. Esto hace que se cree un vínculo especial entre trabajador y empresa que permanece a lo largo de los años. Además aquí han trabajado hasta cuatro generaciones de la misma familia, es por eso y por la responsabilidad con el entorno que el pueblo de El Pajar considera a CEISA como un vecino más.

La fábrica siempre ha sido un pilar para el desarrollo local de esta zona. Cuando era niño, recuerdo que íbamos a las casas de los vecinos que trabajaban en CEISA para ver la televisión. Por aquel entonces, que no era nada habitual tener un televisor en casa, la fábrica suministraba energía a las viviendas de sus trabajadores.

Son muchas las vivencias e historias que tengo en esta que considero mi casa.

Desde que empecé a trabajar en CEISA han cambiado mucho las cosas, se ha innovado mucho en materia de seguridad, protección del medio ambiente, y maquinaria. Eso nos ha llevado a niveles máximos de eficacia industrial y eficiencia medioambiental. Pero lo que siempre ha permanecido en el tiempo es el compromiso de la empresa con el bienestar y la calidad de vida de los canarios, abasteciendo a las islas desde hace más de medio siglo con un producto a medida y que cuenta con una de las mejores adiciones del mundo, la puzolana canaria.

Por tanto, solo puedo decir que me siento muy orgulloso de trabajar para una empresa que lleva más de 60 años construyendo Canarias, una empresa que me ha dado oportunidades, y en la que tengo empleo de calidad y estabilidad laboral, comprometida con el medio ambiente y el entorno social, y que considero parte de mi vida.

Montse Álamo Álvarez

Mi vinculación profesional con CEISA comenzó en el año 2005, pero no así la personal, que se remonta a mi niñez. La fábrica siempre ha estado presente en mi vida. Mi abuelo, mi tío y mi padre ya vivían en la pequeña población que la empresa había creado para sus trabajadores, y después cuando yo terminé la carrera de  Ingeniería Industrial, me incorporé para hacerme cargo del nuevo proyecto de marcado CE de morteros.

En estos 14 años en CEISA puedo decir que he crecido mucho profesionalmente, pero también personalmente, aquí conocí al que hoy es mi marido y los dos consideramos a la empresa como parte de la familia.

Esta es una industria que me apasiona, y mi puesto es muy dinámico. Actualmente soy la responsable de Control de Calidad y Laboratorio y participo en todo el proceso de producción del cemento determinando, analizando y asegurando la calidad de los productos en todas las etapas del proceso, desde que se recepcionan las materias primas, pasando por el proceso de producción y el control del producto una vez terminado.

Producimos un material de muchísima calidad. Además de las materias primas básicas de cualquier cemento, el nuestro cuenta con un componente netamente local, la puzolana canaria, que se extrae de una cantera próxima a la fábrica y que es considerada una de las mejores adiciones del mundo.

Sus especiales cualidades de impermeabilidad, resistencia y durabilidad lo convierten en un ingrediente clave para las construcciones de las islas, muy cercanas al mar.

Es precisamente la ubicación local y la proximidad del puerto de Santa Águeda, la fábrica y la cantera de San José lo que nos permite abastecer “a la carta” la demanda de cemento, mortero y materiales de construcción al resto de las islas. Actualmente salen de nuestras instalaciones cuatro tipos diferentes de cementos adaptados a las necesidades del mercado.

Es por eso que en CEISA podemos presumir de que elaboramos en Canarias y para Canarias, contribuyendo a construir nuestras islas y a mejorar el día a día de sus habitantes con productos adaptados a las necesidades de nuestra tierra.

Momentos enCEISA