EssilorHistorias

Pedro Rojas Gasca

Queremos mejorar la calidad de vida de las personas mejorando su visión
VER SU HISTORIA

David Lobato Rodríguez

Siento que somos un equipo, y nos apoyamos tanto en lo bueno como en lo malo.
VER SU HISTORIA

Pedro Rojas Gasca

Lo que me trajo hasta Essilor en Tenerife fue mi mujer. Ella es óptica, y había encontrado una buena oportunidad en Tenerife. Fue ella quien me sugirió que enviase mi currículum y empecé cubriendo vacaciones de otros compañeros en verano. De eso hace ya 17 años.

Yo me considero una persona curiosa y apasionado de la tecnología. Siempre me ha gustado indagar en cómo funcionan las cosas, conocer los procesos de fabricación y por eso diría que una de las mejores cosas de trabajar en Essilor es tener la posibilidad de estar en contacto con toda esta tecnología innovadora.

Aquí soy monitor del laboratorio de retallado, me encargo de verificar que la graduación de los cristales sea la que los clientes necesitan, y que el proceso se lleve a cabo garantizando que los acabados de los cristales sean de la mejor calidad.

El proceso empieza cuando desde las ópticas nos envían los detalles de las distintas graduaciones que necesitan. Con estos datos pasamos a dar a las lentes su forma final en distintos aparatos, como la pulidora, y midiendo todos los parámetros durante el proceso.

En ese sentido la forma de trabajar en Essilor ha cambiado mucho. Cuando llegué aquí el pulido de las lentes se hacía con moldes y gran parte de los procesos se hacían de forma manual, incluso las comprobaciones. Ahora disponemos de aparatos que nos ayudan a que el resultado de las lentes sea óptimo, y las mediciones son rigurosas. Todo el proceso está informatizado.

También la tecnología que utilizamos tanto en las máquinas como el proceso ha mejorado. Por ejemplo, ahora empleamos el sistema de esponja, y hemos incorporado el láser para hacer los grabados con precisión. Tenemos también carriles que nos han ayudado a mejorar la eficiencia en nuestro trabajo ya que nos permite movernos con más agilidad y comodidad en la fábrica.

Con todos estos cambios puedo decir que desde aquel entonces hace 17 años Essilor ha mejorado mucho. Tanto el tiempo de fabricación como el número de errores han disminuido, y la calidad de las lentes es impecable.

Además, tengo la suerte de trabajar con compañeros estupendos, el ambiente de trabajo es muy bueno y siempre aprendes cosas nuevas. No solo tenemos una fábrica referente en innovación, sino que nosotros mismos nos estamos formando continuamente.

Al fin y al cabo, lo que realmente queremos es mejorar la calidad de vida de las personas mejorando su visión,  por eso me siento muy satisfecho cuando el producto llega a los clientes, y sé que esas gafas llevarán unas lentes que hemos hecho nosotros, con esmero, cuidando el detalle.

David Lobato Rodríguez

Llevo trabajando en Essilor desde el año 98, ya van 21 años. En este tiempo he trabajado en casi todos los departamentos hasta llegar a ser el responsable del tratamiento de las lentes una vez que se ha terminado el proceso donde se le da la graduación pedida.

Me encargo de dar el tratamiento de antirrayado para que los cristales sean más resistentes y el tratamiento antirreflejante para hacerlos más estéticos y que protejan más.

Desde que entré en la empresa ha habido muchos cambios, ya que gran parte de los procedimientos que se hacían de forma manual cuando empecé a trabajar se han automatizado y se ha incorporando nueva tecnología y maquinaria. Así que podemos decir con orgullo que las lentes de Essilor elaboradas en Canarias ofrecen la misma calidad que las que se fabrican en otro laboratorio del grupo Essilor en cualquier parte del mundo.

Además me encanta trabajar aquí. El ambiente de trabajo es muy bueno, que es la base para que todo salga bien. Y no solo en la fábrica de Tenerife, nuestros compañeros de Madrid también nos quieren mucho.

También es genial sentir el agradecimiento tanto por parte de los clientes y los propios managers. Nos motiva a seguir al pie del cañón. Siento que somos un equipo, y nos apoyamos tanto en lo bueno como en lo malo.

Casi todos los que estamos aquí llevamos más de 10 años trabajando en la empresa. Se puede decir con orgullo que Essilor es una empresa comprometida con nosotros en la que los valores son muy importantes y se promueven. El trabajo en equipo, la confianza y respeto, el espíritu emprendedor son la base de nuestro trabajo.

Asistimos a jornadas de formación en otras ciudades como Madrid o Barcelona para aprender el uso de nuevas maquinarias y procedimientos, así seguimos mejorando en nuestro trabajo y ofrecemos a nuestros clientes un producto de muchísima calidad. Y se nos anima a compartir nuestras ideas para seguir mejorando, y nos tienen en cuenta.

Todo ese trabajo da sus frutos y por eso Essilor es una empresa en la que la innovación, la investigación y el desarrollo son la clave para que cada año saquemos al mercado un número importante de nuevos productos.

Productos que hacemos con cariño, como si fueran para nosotros mismos o nuestra familia, porque sentimos esta empresa como si fuera nuestra.

Momentos enEssilor