IntercasaHistorias

Francisco Oliva

"Aunque esté ya jubilado siguen siendo parte de mi vida."
VER SU HISTORIA

Ana Cruz Sánchez

"Llega un momento en que la empresa forma parte de tu vida, te preocupas de que los productos sean excelente y que la gente los acepte."
VER SU HISTORIA

Francisco Oliva

Acabo de jubilarme y empecé en 1969, con 17 años. Antes era todo manual, cuando se empezó a fabricar el kétchup salían seis cajas diarias. Se hacía en un caldero, con embudo y cuchara se llenaban las botellas una a una y se tapaban a mano. Había máquinas, pero eran muy antiguas.
Lo primero que hice fue vaciar cajas de tomate, poco a poco pasé a manejar máquinas y carretillas, y hasta jubilarme estuve como encargado.
Con el avance de los años se fue implantando la nueva legislación de seguridad y calidad y por consiguiente comenzamos a tener cada vez más controles en nuestros puestos de trabajo. No hemos adaptado bien.
Todo lo mío está aquí, han sido muchas horas. Las máquinas funcionaban las 24 horas, teníamos turnos continuos y una producción muy alta. Estábamos todo el tiempo juntos, siempre nos hemos llevado muy bien.
Hubo una época en la que exportábamos a América y se había ampliado la variedad de productos, pero la crisis aquella de la Guerra del Golfo lo cambió todo, el mundo cambió mucho. Aun así, esta empresa siempre ha seguido abierta, no solo dando empleo sino también colaborando con eventos sociales y deportivos en los que siempre se ve un cartel de INTERCASA.
Cuando voy al supermercado me acerco a la zona donde están los productos de INTERCASA, aunque esté ya jubilado siguen siendo parte de mi vida. Esta es una nueva etapa a la cual me estoy acostumbrando.

Ana Cruz Sánchez

Soy operaria y llevo desde 1978 en esta empresa. He visto cómo  ha ido creciendo y mejorando. Nosotros hemos conseguido también que haya más conocimiento de nuestra marca. INTERCASA tiene muchos años y sigue estando presente en la mente de los consumidores. Se han lanzado productos que están en el mercado y gozan de una buena aceptación. Eso es una señal de que nuestros productos son apreciados por todos los canarios.

Llega un momento en que la empresa forma parte de tu vida, te preocupas de que los productos sean excelentes y que la gente los acepte.
Tengo personas conocidas que valoran mucho que sea una empresa canaria, por eso es que tenemos que luchar día a día por nuestro trabajo, para que siga siendo una fuente laboral para las nuevas generaciones.
He conocido aquí a muchas personas en INTERCASA.  Nos vemos por la calle y los recuerdos están vivos. Son tantas las horas que compartimos aquí  que se crea una amistad familiar. Tenemos confianza y  siempre estás cerca de los compañeros.

Antiguamente el trabajo nos requería más esfuerzo pero la tecnología actual  nos ha permitido ser más eficientes y tener mayor comodidad para trabajar.
En el futuro vendrá gente joven a trabajar aquí al igual que en su momento llegamos nosotros. También a ellos tenemos que ayudarles para que entiendan y comprendan el valor de nuestra marca,  una marca de todos los canarios.

Momentos enIntercasa