Quesería El FaroHistorias

Sandra Fernández Rodríguez-

Tengo cariño a la gente con la que trabajo, y me ha aportado estabilidad y seguridad a nivel personal.
VER SU HISTORIA

Daniela Sirbu

Es un trabajo que ha traído tranquilidad a mi vida y ganas de superarme
VER SU HISTORIA

Sandra Fernández Rodríguez-

Estoy al frente de la oficina. Me encargo de llevar parte de la administración de la quesería.

Este fue mi primer trabajo. Empecé haciendo una sustitución por vacaciones, y sigo trabajando aquí desde entonces.

Recuerdo que al dueño de la quesería, D. Santiago, le habían hablado  de mí, y él mismo fue a buscarme a mi casa. Han pasado ya 24 años desde entonces, en los que he tenido la suerte de conocer a muchas personas de distintas nacionalidades, proveedores, clientes y compañeros de los que guardo un buen recuerdo.

En aquel momento era una quesería pequeña, la más antigua de Lanzarote. Hoy no solo es una quesería con más de 45 años de tradición, sino también la más grande de la isla.

En los últimos años la quesería ha crecido. Se ha mejorado el cuidado de las instalaciones y la maquinaria. Tenemos más cabras y la granja está muy cerca, así que la leche con la que se elaboran nuestros quesos es muy fresca.

Además de con nuestra ganadería propia, trabajamos con ganaderos locales. No solo compramos la materia prima, sino que les asesoramos en lo que necesiten. Queremos que puedan crecer con nosotros.

También la plantilla ha aumentado en los últimos años, pero hay buena armonía entre todos. Omar y Luis Manuel se encargan de fomentar la confianza y seguridad en la quesería.

Hemos trabajado duro para mejorar los procesos y la capacidad de producción. Incluso elaboramos nuevas variedades manteniendo siempre una calidad excelente, ya que la mayor parte del proceso es artesanal y no utilizamos antimohos ni parafinas, por lo que la corteza de los quesos es totalmente comestible.

Es un orgullo formar parte de un producto que ha ganado varios premios en Agrocanarias e incluso en el WorldCheese, que se celebra a nivel mundial.

Desde luego es el queso que consumimos en casa y con amigos, mi favorita es la variedad de queso fresco. Además es un queso pasteurizado, que es garantía de seguridad.

Puedo decir que me gusta mi trabajo. Tengo cariño a la gente con la que trabajo, y me ha aportado estabilidad y seguridad a nivel personal. Aquí no te aburres, cada día pasan cosas nuevas.

Además seguimos creciendo y mejorando. Tenemos más puntos de venta, no solo en las islas, sino en Madrid, donde incluso tenemos un punto de venta con personal propio, y apostamos por nuevos proyectos. Queremos ampliar la quesería y poder recibir visitas de colegios y grupos.

Hace años , recibimos la visita de un colegio y lo recuerdo bien, sobre todo la cara de ilusión cuando los niños volvían a casa después de haber vivido la experiencia de hacer queso. 

Es muy importante apostar por los productos canarios, los de aquí, y trasladar esa importancia a las nuevas generaciones.

Daniela Sirbu

Soy la maestra quesera. Me encargo de preparar la leche y todo lo necesario para elaborar los quesos.

Empiezo muy temprano por la mañana, entre Luis Manuel y yo preparamos los moldes, y la prensa y lo dejamos todo listo para empezar la producción tan pronto llegue el resto de nuestros compañeros.

Hace 17 años llegué a Lanzarote. Yo venía de vacaciones, porque mi cuñado estaba en la isla, y me gustó tanto que me quedé desde entonces. En aquel momento empecé cuidando los cabritos en la granja. Apenas sabía decir “hola” en español, pero me gustaba lo que estaba haciendo y puse empeño en aprender para quedarme, aquí me dieron la oportunidad.

Yo soy de pueblo, mis padres tenían vacas y desde pequeña había visto hacer queso, pero no lo había elaborado yo misma. Trabajar en la quesería me ha enseñado mucho, y a valorar los productos artesanales.

Después de un tiempo empecé a trabajar como ayudante de quesera. He pasado por seis o siete puestos distintos a lo largo de estos años. Desde recoger la leche hasta hacer el empaquetado o preparar los pedidos.

A lo largo de estos años he seguido formándome, tanto en la quesería como haciendo cursos, y cuando a la anterior maestra quesera le llegó el momento de jubilarse confiaron en mí para continuar con la labor de maestra quesera. 

Ha habido momentos difíciles, pero en los últimos años la quesería va mejor que nunca. Las instalaciones y maquinaria han mejorado mucho, tenemos más cabras, y hasta hemos ganado varios premios. 

Sin duda es un esfuerzo premiado.

Aunque lo mejor de trabajar en la quesería El Faro es poder decir que vengo contenta a trabajar. He aprendido mucho y me encanta lo que estoy haciendo. Es un trabajo que ha traído tranquilidad a mi vida y ganas de superarme.

Me siento feliz de formar parte de este equipo en el que los jefes son un compañero más, en el que me siento parte de una familia que se esfuerza cada día para mejorar y ofrecer productos de mucha calidad.

Momentos enQuesería El Faro