← Volver

ELENA RUIZ GASPAR

Soy una de las niñas que se quedaban en la guardería que JSP ponía a disposición de sus trabajadores. Mi madre trabajaba aquí, así que mi vinculación con la fábrica es de toda la vida. Pero según nómina, llevo 24 años.

Años después regresé a esa misma guardería como monitora de los cursillos que se organizaban para  contribuir a que los niños se entretuvieran y aprendieran mientras sus padres trabajaban durante los meses de verano. En aquella época estudiaba Periodismo e Historia del Arte. Posteriormente entré a trabajar en las oficinas de JSP y actualmente soy responsable de calidad en la producción de los cafés de JSP.

Una de mis funciones es  que todos los trabajadores conozcan los procesos de la fábrica. Esto lo tengo que vincular no sólo con la mejora de la operatividad de las máquinas sino también con su salud. Por ejemplo, quien está en un su puesto de trabajo realizando permanentemente un mismo movimiento con una mano o un brazo corre mayores riesgos de lesiones a medio y largo plazo, por eso es necesario una vigilancia de todos los procesos para anticiparnos a posibles riesgos laborales.

Además, la rotación en los puestos supone también un mayor conocimiento por parte del personal de todo el proceso de producción. Con ese conocimiento todos nos involucramos más en nuestra empresa y velamos por la calidad de nuestra marca.

El gusto por el café es algo muy especial, es una sensación que deja huella. Quienes tienen sensibilidad por el café buscan conocer más sobre su mundo, repetir la experiencia y reencontrar sensaciones. Esto ha dado lugar a algunas anécdotas como la que protagonizaron unos turistas que fueron capaces de localizar la fábrica de JSP en el polígono industrial Los Majuelos, una zona completamente alejada de los recorridos de quienes llegan de vacaciones a la isla de Tenerife. Aparecieron por aquí para comprar el café en grano que JSP vende habitualmente a las cafeterías y restaurantes.

El hecho de que se venda en grano y solo se muela cuando se va a preparar el café, así como el tipo de mezcla de granos que se utiliza, dota de un aroma y un sabor especial a nuestro café. Aquellos turistas buscaban ese sabor y ese aroma tan característico de nuestro café.